Toma de decisiones para los responsables de instalaciones energéticas

Departamento de Marketing. Fluke Ibérica

Hace años, los responsables de instalaciones juzgaban la calidad eléctrica de sus instalaciones basándose en si se iba la luz o no. Si no se iba la luz, la calidad eléctrica era buena. Si se iba la luz y los trabajadores se quejaban, entonces la calidad eléctrica era mala.

Uno de los principales problemas que tienen los responsables de instalaciones en relación con la calidad eléctrica es el coste que tiene mantener las instalaciones en marcha. En ese aspecto, cualquier medida que permita reducir el consumo permite igualmente mejorar la eficiencia. El método habitual para reducir el consumo de energía es actualizar los equipos a modelos más eficientes y reducir el consumo por parte tanto de los operarios como de los propios procesos.

Lo que resulta más complicado identificar, y lo que frecuentemente no se llega a saber, es la ganancia potencial de eficiencia que hay en la mejora de la fiabilidad eléctrica y en la prevención necesaria para evitar los cortes eléctricos.
Afortunadamente, las causas potenciales de los problemas de fiabilidad eléctricas sí se conocen muy bien y resultan relativamente fáciles de identificar. Un responsable de instalaciones y un equipo de electricistas pueden determinar el nivel de riesgo al que se pueden enfrentar en comparación con el asumible y, con los datos de las mediciones, tomar las mejores decisiones de mantenimiento para la producción de la empresa.

Principales problemas de fiabilidad eléctrica en las instalaciones
Ampliaciones no controladas, cambios y movimientos de equipos. Los cambios en una empresa a menudo requieren la reorganización de equipos, desde la instalación de nuevos servidores hasta incluir nueva iluminación, como parte de un cambio de la configuración de un centro de trabajo. Estas acciones aparentemente triviales pueden tener impacto en el sistema eléctrico al completo.
Interacciones entre equipos y actualizaciones. A veces diferentes equipos eléctricos que trabajan juntos crean problemas inesperados. Los ejemplos más comunes están en las instalaciones de luces de bajo consumo o transformadores electrónicos junto con equipos más antiguos.

Alimentación de reserva. ¿Proporciona el diseño original del sistema un funcionamiento continuo y se activa correctamente cuando es necesario? En sistemas básicos una comprobación regular resulta fundamental.
Fiabilidad en instalaciones antiguas. Cuando se construyeron las instalaciones más antiguas a veces los únicos equipos eléctricos que tenían eran las luces, el ascensor y unas bombas de agua. A no ser que se haya realizado una adaptación integral de los equipos anteriores, la gran cantidad de actualizaciones necesarias es posible que haya causado conflictos en la disponibilidad, capacidad y requisitos de funcionamiento del sistema eléctrico.
Gestión efectiva del sistema eléctrico. Con una serie de técnicas básicas, es posible aumentar el tiempo de actividad y eliminar los problemas rutinarios de calidad eléctrica que pueden afectar a las instalaciones que no se gestionan correctamente.

Identificación de cambios y movimientos
Las empresas, irremediablemente, siempre necesitan cambios... ya se trate de un nuevo dispositivo de diagnóstico clínico o de nuevos motores y transformadores de mayor eficiencia. Si el equipo encargado del sistema eléctrico o el contratista correspondiente se incorpora tarde en dicho proceso de cambio, es posible que tenga poco tiempo para terminar la instalación y puede que no evalúe correctamente el estado de la misma antes de implementar los cambios necesarios. A veces todo parece estar bien pero luego llegan las quejas cuando los equipos no funcionan correctamente o se conectan y desconectan constantemente. Normalmente esto se debe a sobrecargas en circuitos marginales o a interrupciones provocadas por cargas eléctricas con ruido presentes en el mismo circuito que los equipos más sensibles.

¿Qué debe hacer?
• Identifique los cambios en el sistema eléctrico al completo y solicite a los electricistas que averigüen si el mal funcionamiento se debe al sistema eléctrico o sólo a un equipo.
• Mejore la comunicación entre los encargados de solicitar nuevos equipos y el grupo de mantenimiento de electricidad para que haya un tiempo apropiado para la instalación.
• Haga que el grupo de mantenimiento eléctrico respete la normativa sobre electricidad, incluidas las directrices del artículo 220-35 del código eléctrico nacional.

Cargas y Alimentación eléctricas
Los diferentes tipos de equipos eléctricos necesitan diferentes cantidades de alimentación y con diferentes tipos de pureza, y pueden devolver una alimentación corrupta al sistema. Pero puede que los conflictos entre estos tipos sólo sean evidentes cuando funcionan al mismo tiempo; el resto del día todo funciona correctamente.
Los síntomas más comunes de conflictos son están en el salto de disyuntores, problemas a una hora determinada del día y reinicios (aparentemente) erráticos de los equipos. Sin saber que la causa está en estos conflictos entre los sistemas o equipos, es posible que los electricistas no puedan dar con la causa raíz de las interrupciones y culpen a la red eléctrica en su lugar.

En otros casos, los problemas vienen de los armónicos generados por transformadores
electrónicos, luces de bajo consumo, sistemas SAI y otros equipos informáticos y de telecomunicaciones; y todos ellos se usan en horarios muy variados. Si los miembros del personal de mantenimiento eléctrico sospechan que hay un conflicto eléctrico, el siguiente paso es usar las herramientas de medición eléctrica.

En instalaciones como hospitales, centros de datos, bancos y espacios de transporte público, mantener una alimentación constante es completamente fundamental. En otras instalaciones se requiere comprobar su alimentación eléctrica de cara a evaluaciones de riesgos o aseguradoras.
El enfoque de mantenimiento más efectivo es realizar comprobaciones periódicas del sistema de alimentación de reserva. Los sistemas de alimentación de reserva normalmente constan de generadores diésel y unidades SAI que proporcionan una alimentación temporal e instantánea en las cargas que resultan básicas. Al igual que en cualquier
sistema, la alimentación de reserva es tan fiable como su componente más débil; y la comprobación precisamente busca encontrar ese componente.

Los sistemas antiguos de alimentación eléctrica se diseñaron para trabajar con motores convencionales e iluminación incandescente, no con electrónica. Las cargas modernas funcionan de un modo diferente: 100 amperios de consumo de carga de equipos modernos afectan al sistema de forma diferente que 100 amperios de carga de equipos antiguos. La demanda de los 100 amperios modernos puede crear armónicos, que acabarán calentando tanto conductores como transformadores.

Gestión eficaz de sistemas eléctricos
Las necesidades cambiantes de los sistemas eléctricos de las instalaciones deben considerarse en conjunto, y no verse sólo desde la perspectiva de los equipos o los circuitos. Los responsables de las instalaciones deben facilitar la comunicación entre los equipos, realizar mediciones eléctricas estándares de forma periódica y probar los sistemas de alimentación de reserva para equipos básicos. Si los controles sobre la electrónica de los edificios serán algo común, la gestión de los problemas de fiabilidad eléctrica deberá también ser parte del funcionamiento habitual de las instalaciones.

Lo más leido

NOTICIAS RELACIONADAS

Mas noticias

Destacados

Datos Revista Energía de Hoy

Datos Revista Energía de Hoy

Tel.- (+34) 91 737 51 65
Fax.- (+34) 91 431 55 69

Técnico (+34) 902 18 11 22 (9-13 h)

C/ Velázquez 15 1º Dcha.
28001 Madrid
info@energiadehoy.com

 

Suscripción newsletter

Debe confirmar suscripción

© Energía de Hoy. Revista de Energias Renovables. Gestionado por Catalweb.net