La sostenibilidad como compromiso

Por Nike

En sectores como el textil y el de calzado, la sostenibilidad ha de ser un motor que estimule la creatividad y la innovación y de lugar a nuevas soluciones en el diseño de productos, pero también en los procesos de fabricación.
Las marcas han de ser conscientes de qué impacto tienen en el medioambiente y alcanzar un compromiso firme para minimizar ese impacto. En nuestro caso, durante más de una década, hemos trabajado para entender dónde reside nuestro mayor impacto. Sabemos que los materiales suponen en torno al 60% del impacto ambiental de un par de zapatillas.
Según un estudio realizado por el Laboratorio de Materiales del MIT sobre el impacto global de los materiales en el cambio climático, se estima que la industria textil global fabricará más de 400.000 millones de metros cuadrados de tela al año – lo que equivale a cubrir enteramente el estado de California – y consumirá cerca de mil millones de kWh (kilovatios hora) de electricidad cada año. Según este informe, crear y procesar materiales contribuye significativamente a las emisiones de efecto invernadero a nivel mundial.
Este conocimiento le ha permitido a la compañía centrarse en la necesidad de crear nuevos materiales de alto rendimiento, pero bajo impacto. Y la clave es la innovación sostenible.
En este ámbito, NIKE está redefiniendo el concepto de residuo, evolucionando de un modelo lineal a un modelo circular de fabricación y dando lugar a productos de circuito cerrado, diseñados con mejores materiales, fabricados con menos recursos y ensamblados para permitir una fácil reutilización y convertirse en nuevos productos. Los flujos de residuos se convierten en flujos de valor, dando lugar a nuevos materiales de alto rendimiento y que renacen como pistas de atletismo o zapatillas nuevas. Se contempla el residuo como una fuente de materia prima para nuevos productos, de manera que ningún desperdicio de fabricación de calzado se envíe a vertederos.
Esto da lugar a Nike Grind, una paleta de materiales de primera calidad nacida de este proceso de regeneración de materiales y productos originales. Estos materiales funcionan más allá de un solo uso, viviendo de un producto a otro. Hoy en día el 71% de productos de calzado y prendas de vestir están fabricados con estos materiales.
Uno de los ejemplos es la tecnología Flykint, creada en 2012 y que permite reducir en un 60% en comparación con el corte antiguo. Nike Flyknit ha crecido de un modelo en 2012 a más de 30 modelos en seis categorías actualmente, y continúa expandiéndose.
Desde NIKE se busca también la utilización de los materiales más respetuosos con el medio ambiente, especialmente con aquellos que utilizan con mayor frecuencia: algodón, poliéster y cuero. En los últimos años, se utiliza algodón orgánico en lugar del tradicional en un alto porcentaje para las prendas de vestir, además de poliéster reciclado y cuero certificado de acuerdo con las normas de The Leather Working Group, que califica a las curtidurías que respetan el medio ambiente durante el procesamiento del cuero.
Otro factor clave en la reducción de la huella ambiental es el proceso productivo en sí mismo. El futuro es una economía que reduce las emisiones de carbono y para ello, las empresas deben rediseñar radicalmente los sistemas industriales.

Y en este futuro la clave es eficiencia energética (usar menos) y energía renovable (usar mejor), nuestra compañía trabaja para reducir el uso de energía y emisiones durante el proceso de fabricación. El progreso es notable, actualmente se necesita la mitad de la energía y la mitad de las emisiones para hacer un par de zapatillas que hace diez años.
Entre otras cosas, se han incorporado las energías renovables, con el uso, entre otros, de paneles solares y turbinas eólicas en las centrales de la compañía, como es el caso del recientemente inaugurado campus europeo de logística de Lakdaal, Bélgica. Se busca alcanzar el 100% de energía renovable en las instalaciones propias y contratadas de NIKE en el futuro, como parte del esfuerzo de controlar sus emisiones absolutas.
Pero la sostenibilidad no debería terminar en la innovación en materiales, reducción de residuos y mejora de la eficiencia. Se debe extender esta responsabilidad a los trabajadores y a los socios.
NIKE apuesta por la concienciación de los equipos respecto a la importancia de tomar mejores decisiones en el proceso de fabricación de los productos. La compañía está convencida de que su éxito se basa en las personas: empleados con talento y creatividad, llenos de recursos, que con sus ideas son los responsables de los avances en innovación sostenible.
En cuanto a los socios, la trasformación de las fábricas contratadas es necesaria para asegurar que el ecosistema de abastecimiento proporciona un crecimiento sostenible. NIKE trabaja con menos y mejores fabricantes externos que han adquirido el compromiso de ser más eficientes, verdes, equitativos y potenciadores del talento. Y se puede constatar que lo están consiguiendo: el 86% de las fábricas contratadas ha alcanzado ratios de progreso que demuestran su compromiso con la mejora de sus estándares medioambientales y con la apuesta por potenciar su fuerza laboral. Esperamos alcanzar el 100% en 2020. Además, estamos invirtiendo en un programa piloto de investigación con el objetivo de averiguar cómo los servicios, la tecnología y los cambios en los sistemas de compensación y beneficios pueden impactar positivamente a los trabajadores tanto dentro como fuera de sus centros de trabajo.
NIKE se comprometió hace más de 10 año que la sostenibilidad fuese un elemento clave de su crecimiento. Es por ello que creamos el Comité de Responsabilidad Corporativa, Rendimiento de Sostenibilidad y Divulgación que vela por impulsar esta visión en la compañía, incluyendo la publicación de un informe periódico de sostenibilidad, y que trabaja por cumplir todos los objetivos que NIKE se ha impuesto para el año 2020. El principal: duplicar el negocio con la mitad de impacto.
Para NIKE no hay línea de meta en este viaje para convertirse en una empresa más sostenible. Con cada paso, aprendemos más sobre como minimizar y optimizar el uso de recursos, así como impulsar la innovación para descubrir soluciones disruptivas y cambiantes. Sabemos que, para lograr este objetivo, debemos seguir innovando y descubriendo nuevas tecnologías, además de crear nuevas asociaciones y apoyar una evolución de la legislación que permita escalar hacía nuevos procesos de sostenibilidad.

NOTICIAS RELACIONADAS

Mas noticias

Destacados

Datos Revista Energía de Hoy

Datos Revista Energía de Hoy

Tel.- (+34) 91 737 51 65
Fax.- (+34) 91 431 55 69

Técnico (+34) 902 18 11 22 (9-13 h)

C/ Velázquez 15 1º Dcha.
28001 Madrid
info@energiadehoy.com

 

Suscripción newsletter

Debe confirmar suscripción

© Energía de Hoy. Revista de Energias Renovables. Gestionado por Catalweb.net