El e-commerce y el medioambiente hacen las paces

Michael Bremecker, Director de Operaciones de UPS España y Portugal

El e-commerce ha dado lugar a un mayor volumen de paquetes y a una mayor dispersión de los envíos. Hoy, desde su irrupción, se recorren más kilómetros y se emplea más combustible para entregar cada paquete. Los consumidores de hoy quieren recibir más paquetes, pero sin que ello perjudique al medio ambiente. Entonces, si ahora llegan más paquetes a más personas, ¿de qué manera hay que proceder para impactar lo mínimo a nuestro entorno? Y sobre todo – si la tendencia es que esto vaya a más– ¿estamos preparados para el futuro?

Es imprescindible que las organizaciones concedan a la logística la importancia que tiene en su camino hacia la sostenibilidad. Las organizaciones tienen una gran responsabilidad social en relación al uso que hacen de las fuentes de energía y de los materiales que emplean, desde el proceso de diseño del producto, hasta que este llega a las manos del consumidor, e incluso, a su uso una vez finalizado su ciclo de vida.

Una de las consecuencias directas del comercio electrónico ha sido el crecimiento de la distribución urbana de mercancías. La presencia cada vez más numerosa de transportistas en las calles, se ha convertido en una preocupación para las ciudades y en un auténtico reto para las empresas. Las urbes exigen a la logística de las compañías el uso de vehículos sostenibles y modelos de distribución responsable para gestionar la última milla. Para conseguirlo es necesario invertir en vehículos alternativos y tecnología avanzada, así como aumentar la apuesta por energías renovables. La buena noticia es que hoy la variedad de vehículos “verdes” es más elevada que nunca. Las posibilidades van desde el uso de híbridos eléctricos, híbridos hidráulicos o propano; pasando por gas natural comprimido, gas natural licuado o diésel renovable; hasta el uso de bicicletas tradicionales o impulsadas eléctricamente. La clave reside en usar los activos de un modo eficiente, es decir, elegir el vehículo de entrega adecuado para cada territorio y medio ambiente, valorando y teniendo en cuenta el tamaño de las calles, la disponibilidad de estacionamiento o la topografía, entre otros aspectos.

En este sentido, conocer las características de cada combustible y transporte es imprescindible. Por ejemplo, el uso de diésel renovable, que gracias a la tecnología de refinación convierte grasas y aceites naturales -de fuentes tan diversas como pescados, carne o algas- en combustible, es ideal para climas fríos; no exige vehículos especiales, puede usarse en los existentes para diésel; y emite hasta un 80 por ciento menos de emisiones de carbono que el diésel convencional. El gas natural comprimido se emplea en vehículos donde los motores han sido modificados o fabricados específicamente para su uso. Este tipo de combustible emite entre un 6 y un 11 por ciento menos de gases de efecto invernadero que la gasolina y, al estar sellado, no produce emisiones evaporativas. O los vehículos híbridos hidráulicos, cuya eficiencia se basa fundamentalmente en el frenado constante y se adaptan mejor a las rutas urbanas en las que, de manera usual, se realizan muchas más paradas.

El elevado volumen de entregas a particulares ha dado lugar también a modelos de recogida en ubicaciones más allá del hogar o trabajo. Aunque, a simple vista, pueda parecer que un envío a estas localizaciones es igual a la tradicional entrega en casa, no es así. Se trata de una iniciativa que ayuda a respetar el medio ambiente porque los transportistas se ahorran los kilómetros de las entregas fallidas, cuando los clientes no están en casa y reduce el número de paradas que hacen durante sus trayectos diarios. Además, según un estudio realizado por el Instituto de Logística de Flandes (2009), el modelo de recogida en un punto es un modelo más sostenible que el de entrega a domicilio, ya que puede reducir las emisiones de carbono de un paquete en un 60% si los consumidores lo recogen en coche, y un 81% si lo hacen a pie. Y al estar estos puntos (negocios locales, gasolineras, supermercados…) ubicados habitualmente en lugares de paso para los usuarios, es muy frecuente que hagan sus recogidas o entregas caminando.

Otro de los aspectos que permiten reducir la huella de carbono es calcular la ruta de entrega más eficiente. Hoy, la tecnología y el big data, a través de algoritmos, permiten eliminar las ineficiencias en la carretera y ayudar a los conductores a tomar la ruta de entrega más eficiente, optimizando su reparto diario y haciéndole más sostenible.

Aunque es responsabilidad de todos cuidar el medio ambiente, las empresas deben ir más allá. Han de buscar la excelencia en su servicio y, a su vez, generar un impacto positivo al mundo. En UPS, somos conscientes de que el gran volumen de paquetes diarios que movemos, 19,1 millones al día a nivel mundial, conlleva una gran responsabilidad. Esta es la razón por la cual este año nos hemos fijado como objetivo reducir nuestras emisiones absolutas de gases de efecto invernadero en un 12% a través de nuestras operaciones terrestres globales para 2025. Para alcanzar este objetivo, hemos establecido objetivos adicionales: el 25% de nuestra electricidad total vendrá de fuentes renovables para 2025, los combustibles alternativos suministrarán el 40% de nuestras necesidades totales de combustible terrestre para 2025, y el 25% del total de vehículos comprados anualmente será combustible alternativo y vehículos de tecnología avanzada para 2020.
En definitiva, el crecimiento de las entregas del e-commerce está aumentando la energía empleada para cada envío y suponiendo un reto para todos los que nos dedicamos a ello. Pero es la adversidad la que llama al ingenio y la que impulsa los avances tecnológicos. Actualmente, ya existe la tecnología para crear modelos de distribución sostenible. Sólo si se apuesta firme por combustibles, energías renovables y vehículos alternativos crearemos esa logística inteligente que demanda la sociedad actual.

Lo más leido

NOTICIAS RELACIONADAS

Mas noticias

Destacados

Datos Revista Energía de Hoy

Datos Revista Energía de Hoy

Tel.- (+34) 91 737 51 65
Fax.- (+34) 91 431 55 69

Técnico (+34) 902 18 11 22 (9-13 h)

C/ Velázquez 15 1º Dcha.
28001 Madrid
info@energiadehoy.com

 

Suscripción newsletter

Debe confirmar suscripción

© Energía de Hoy. Revista de Energias Renovables. Gestionado por Catalweb.net