Durante el mes de enero, la energía eólica ha producido el 24,7% de la producción total en España. Con una demanda mensual de 22.635 GWh, la eólica ha generado 5.300 GWh, un 10,5% superior a la del mismo mes del año pasado (datos de REE).

Los más de 1.000 parques eólicos españoles llevan dos meses consecutivos generando el 25% de la electricidad que consumimos, exactamente un 25,1% en diciembre de 2017 y 24,7% en enero de 2018. En ambos meses, la eólica ha sido la tecnología que más electricidad ha generado en el sistema energético.

En 2017, la potencia eólica se ha incrementado en un total de 95,775 MW eólicos, de los cuales 59,1 MW se han instalado en las Islas Canarias.

En España, contamos con 23.121 MW instalados en más de 1.000 parques eólicos distribuidos en 800 municipios españoles. Además, el sector eólico cuenta con 210 centros de industriales en 16 de las 17 Comunidades Autónomas. España es el quinto país en potencia instalada y el cuarto exportador de aerogeneradores a nivel mundial. Otro indicador clave es que somos el séptimo país por patentes eólicas.

Publicado en Energía Eólica

Ocho empresas con intereses en el desarrollo del autoconsumo en nuestro país han constituido hoy la Sección de Autoconsumo de APPA Renovables. La Sección busca defender los intereses del sector y generar nuevos proyectos que redunden en un ahorro energético y económico para los consumidores finales. Los socios fundadores (Ampere Energy, Bornay, Contigo Energía, GAMO Energías, GFM Fotovoltaica, Grupo JAB, Nexus Energía y Yingli Solar) perseguirán las mejoras regulatorias necesarias que garanticen un desarrollo equilibrado del autoconsumo.

Tras la posición aprobada por el Parlamento Europeo el pasado 17 de enero, que blindaba el autoconsumo como un derecho para los europeos, se hace necesario defender con fuerza una forma de generación renovable que puede contribuir a la recuperación económica generando empleo local, de calidad y a largo plazo. Mediante solar fotovoltaica, minieólica o biogás, ciudadanos y empresas pueden beneficiarse de importantes ahorros con la actual regulación. Un mensaje que debe transmitirse a la sociedad y reflejarse en la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Búsqueda conjunta de un desarrollo legal y equilibrado

Las empresas fundadoras de la Sección de Autoconsumo buscan huir de una confrontación política que se ha trasladado a la sociedad, dañando la imagen de esta modalidad de generación renovable. “En opinión de las empresas fundadoras, el desafortunado término “impuesto al sol” ha trasladado a la opinión pública que el autoconsumo no es viable y esto ha perjudicado sustancialmente su desarrollo”, ha explicado José María González Moya, director general de APPA Renovables.

“Si bien pensamos que hay muchos aspectos regulatorios que deben modificarse para facilitar el autoconsumo, la Sección tiene como objetivo trasladar a la sociedad que, a pesar de los injustos cargos y barreras regulatorias establecidas, se trata de una forma de generación perfectamente viable que supone un ahorro energético y económico real para particulares y empresas”, ha concluido González Moya.

Una larga trayectoria de defensa del autoconsumo

APPA Renovables nació hace más de 30 años con la palabra “Autogeneradores” ya en sus siglas, desde entonces ha acompañado al desarrollo renovable nacional, representando a las empresas que han liderado el cambio de modelo energético en España.

En el Anteproyecto de Ley para el Fomento de las Energías Renovables, que APPA Renovables y Greenpeace propusieron en 2009 al Gobierno, el Artículo 26, “Apoyo a la energía eléctrica renovable autoconsumida”, y el Artículo 31, “Apoyo a la energía térmica renovable autoconsumida”, ya adelantaban esta preocupación cuando el término “autoconsumo” no era habitual.

Desde entonces, APPA Renovables ha pertenecido desde sus inicios a las distintas iniciativas que han defendido el Autoconsumo, como la “Plataforma para el Impulso de la Generación Distribuida y el Autoconsumo Energético”, presentada en la sede del IDAE en enero de 2012, o la más reciente “Alianza por el Autoconsumo”. En la actualidad, APPA Renovables lidera el proyecto europeo iDistributedPV que aúna el esfuerzo de doce entidades de seis países comunitarios para superar las barreras regulatorias y administrativas que limitan la generación distribuida fotovoltaica.

Como organización empresarial más antigua y con mayor representación dentro del sector renovable, APPA Renovables da respuesta con esta Sección a las inquietudes y necesidades del sector. La creación de la Sección de Autoconsumo se produce tras la petición de diversos asociados y empresas externas de articular una vía asociativa desde la que defender su postura, buscando un desarrollo justo del sector.

Publicado en Energías Renovables

El Tribunal de Cuentas Europeo está realizando una auditoría para determinar si el apoyo de la UE y los Estados miembros a la generación de electricidad a partir de energía eólica y solar fotovoltaica es eficaz. La generación de electricidad es el sector con el mayor consumo de energía de fuentes renovables. La eólica y la solar fotovoltaica son actualmente las dos fuentes principales de energía utilizadas para este fin y están a punto de convertirse en las dos formas más económicas de producción de electricidad.

Los auditores analizarán el diseño, la ejecución y el seguimiento de las estrategias nacionales y de la UE relativas a las energías eólica y solar fotovoltaica desde 2009, así como la financiación de su desarrollo a nivel nacional y de la Unión.

En palabras de George Pufan, Miembro del Tribunal de Cuentas Europeo responsable de la auditoría, «la eólica y la solar fotovoltaica son, con diferencia, las dos fuentes de energía renovables para la generación de electricidad que se vienen desarrollando de forma más dinámica en los diez últimos años. Desempeñan un papel fundamental en nuestra combinación energética y es muy importante sabersi la estrategia y el apoyo que se les presta son eficaces».

En el período de programación 2014-2020, se asignaron 45 000 millones de euros de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos para apoyar el paso a una economía con bajas emisiones de carbono, con inversiones en energía renovable, eficiencia energética y movilidad urbana sostenible. También se han destinado otros 58 500 euros para la transmisión inteligente de energía, el almacenamiento y los sistemas de transporte.

Los auditores visitarán cuatro Estados miembros de la UE: Alemania, Grecia, España y Polonia. La publicación del informe de auditoría está prevista para principios de 2019.

Publicado en Energías Renovables

La grave sequía que ha afectado a nuestro país durante el año 2017 ha tenido unos graves efectos para la generación hidráulica, que ha pasado de aportar desde el 14,6% de la electricidad en 2016 al 7,3% del 2017. Especialmente grave es la situación de las centrales minihidráulicas, en general pequeñas empresas que no disponen de otros ingresos para compensar las pérdidas. De media, las centrales minihidráulicas funcionaron unas 1.400 horas, prácticamente la mitad de la estimación oficial de 2.750 necesarias para obtener una rentabilidad razonable., La pérdida de la retribución Ri por no alcanzar la producción mínima supone una pérdida adicional del orden del 25%. Este efecto perverso del modelo retributivo viene a sumarse al recorte que ya sufrió el sector minihidráulico con la reforma eléctrica de 2013, que supuso una pérdida del 67% de la retribución regulada.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) y la NASA confirmaron este mes que 2017 había sido uno de los tres años más calurosos desde 1880, completando esta triada los años 2015 y 2016. Adicionalmente, España ha sufrido en 2017 una importante sequía y las centrales hidráulicas sufrieron sus efectos de forma severa.

Un año nefasto para la producción hidráulica
Con los datos en la mano, la actual sequía ha provocado la mayor disminución de la generación hidráulica desde que se produjo la moratoria renovable y se modificó el esquema retributivo. Tendríamos que remontarnos a 2012, cuando la hidráulica aportó el 7,7% de la generación eléctrica, para ver cifras similares.

La sequía ha afectado a la generación de todo tipo de centrales hidráulicas, grandes y pequeñas, dado que la aportación total se redujo un 47,5% en el cómputo global respecto al año 2016. Sin embargo, las centrales minihidráulicas, la forma de generación eléctrica más respetuosa con el medioambiente suele estar en manos de pequeñas y medianas empresas que tienen más dificultad para asimilar esta disminución en los ingresos que los adjudicatarios de grandes centrales. Aunque en promedio la perdida prevista es del 25%, en algunos casos las pérdidas de ingresos son prácticamente del 100%.

A la grave penalización que ya supone la disminución de generación por causas de la sequía, que ha provocado pérdidas muy cuantiosas en la venta de energía eléctrica, se añade la posible e injusta pérdida de la retribución regulada.

Un efecto perverso del modelo retributivo
El actual modelo retributivo no está diseñado para la tecnología minihidráulica, que sufre importantes variaciones de producción anual. Esto conlleva a que existan penalizaciones importantes por reducir la generación y no se prevean excepciones como la actual sequía. Esta exigencia de un mínimo de producción fue un mecanismo tendente a incentivar la disponibilidad de las centrales y no desperdiciar el recurso renovable.

Cuando el agua escasea, las centrales minihidráulicas se quedan sin recurso sin que exista ninguna opción posible para aumentar la producción y sufriendo, por la sequía, una penalización adicional.

El origen del cambio de modelo retributivo que sufrió el sector fue la llamada “rentabilidad razonable”, rentabilidad que, en ningún caso, se alcanzará de aplicarse las penalizaciones por baja producción. El hecho de que muchas estén al final de su vida regulatoria, por lo tanto, se quedarán sin Ri en breve, hace que la párdida de esta en un año sea irrecuperable.

El sector pide la comprensión del regulador
Según los datos recopilados por APPA Hidráulica, que representa desde hace más de 30 años los intereses de esta tecnología, las centrales minihidráulicas han funcionado en 2017 una media de 1.400 horas, cifra muy alejada del modelo de retribución oficial (2.750 horas), modelo no diseñado para esta tecnología. Adicionalmente a la pérdida de ingresos por la menor venta de energía al mercado, se da el caso de que algunas centrales no alcanzarán el umbral mínimo de funcionamiento. Esto hará que se pierda alrededor del 25% de la retribución (Ri) sin que los productores puedan hacer nada para remediarlo.

Desde el sector se pide al regulador que, al igual que se aplican medidas excepcionales para la agricultura o la ganadería cuando hay graves sequías, se tengan en cuenta los efectos negativos que produce la sequía en el sector. “Simplemente pedimos que se entienda el problema que afecta a esta tecnología”, ha explicado Oriol Xalabarder, presidente de APPA Hidráulica. “No pedimos incrementar los costes del sistema, pero sí que se retribuya al sector hidráulico con la partida prevista sin que exista penalización adicional por la sequía que sufrimos”, ha comentado Xalabarder.

Publicado en Energías Renovables

La energía termosolar ha aumentado su producción de energía eléctrica en 2017 hasta alcanzar una generación de 5.347 GWh en el acumulado del año, lo que representa un incremento del 5,5% sobre 2016 y récord histórico de generación de electricidad por parte de las centrales termosolares. En el desglose por provincias, Badajoz es la provincia que más energía termosolar ha generado, con más de 1.570.000 MWh, seguida de Sevilla (con casi 919.000 MWh) y Ciudad Real (743.000 MWh).

Otro de los récords que ha batido el pasado año la termosolar es la contribución al mix energético, que ha alcanzado el 2,2% del total de generación eléctrica de España, con puntas de cobertura de demanda por encima del 10% en escenarios puntuales, lo que muestra el aumento significativo de la eficiencia de las centrales termosolares.

Para Protermosolar, estas cifras demuestran que con 2.300MW instalados en España, que suponen el 2,1% de la potencia total instalada en nuestro país, el parque termosolar ha operado de media más de 2.300 horas equivalentes en 2017.

Luis Crespo, presidente de Protermosolar y ESTELA, considera que “estos datos constatan la necesidad de apoyar a la industria solar termoeléctrica, por fiabilidad y contribución a la estabilidad de la red, gracias a su aportación inercial, que junto con su gestionabilidad, la diferencian de otras tecnologías de generación renovable fluyente”. Y añade: “La sustitución del parque de carbón por centrales termosolares, junto con la incorporación de las centrales eólicas y fotovoltaicas aprobadas en las recientes subastas, no implicaría un sobrecoste de la generación en nuestro país y tendría efectos muy beneficiosos para nuestra economía”.

Por tecnologías, según datos estimados por REE, en el año 2017, el 22,6% de la producción eléctrica provino de la nuclear, el 17,4% del carbón, el 13,8% del ciclo combinado, el 19,2% de la eólica, el 11,5% procedió de la cogeneración, un 7,3% hidráulica, un 3,2% de la solar fotovoltaica, un 2,2% de la termosolar, un 1,3% de residuos y un 1,5% de otras energías renovables.

Contribución a la economía española
El sector termosolar tuvo un impacto positivo en la economía española en 2016 de 1.400 millones de euros en el PIB, con una contribución directa de 1.092 millones de euros y una contribución indirecta de 308 millones de euros. El sector da empleo a 5.216 trabajadores y ha solicitado 948 patentes en 2016, según los datos recogidos en el Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España 2016, elaborado por la Asociación Españolas de Empresas Renovables (APPA).

En la junta general de ESTELA, Luis Crespo destacó en su discurso de aceptación del cargo, “el momento histórico que están viviendo las centrales termosolares al ofrecer en la actualidad su electricidad en países soleados a precios competitivos con tecnologías convencionales, como por ejemplo los ciclos combinados de gas natural, lo que perfila a la termosolar como la tecnología renovable que proveerá el respaldo a otras tecnologías renovables fluyentes e, incluso, suministrará buena parte de la carga base de los sistemas eléctricos en el futuro”. 

Luis Crespo recalcó como el pasado año, “en un país como Dubái, con un recurso solar algo inferior al español, la producción termosolar se ofrece a 6 c€/kWh, y lo más positivo es que nuestra tecnología todavía tiene un importante recorrido de reducción de costes a medida que vaya creciendo su mercado y acercándose a las cifras de implantación de otras tecnologías”.

El producto que ofrecen las centrales termosolares, con su capacidad de almacenamiento, es muy diferente al de otras tecnologías renovables fluyentes y aporta a los sistemas eléctricos un valor superior a la diferencia de costes con las otras tecnologías que está siendo progresivamente entendido y apreciado por los responsables energéticos de muchos países.

Para el presidente de ESTELA, “toda la nueva capacidad futura será renovable en la mayoría de los países, por lo que la incorporación de tecnologías que aporten gestionabilidad al sistema será una necesidad a medida que se vayan retirando las centrales convencionales”. Crespo concluyó su discurso aseverando: “Hoy en día ya podemos afirmar que un escenario mayoritariamente renovable, con adecuado mix de las diferentes tecnologías, es no solo técnicamente posible y más limpio que el actual, sino incluso más barato para los consumidores. Una transición energética más acelerada en nuestro país, nos brindaría una importante palanca para el crecimiento económico y el empleo”.

Publicado en Energías Renovables

“El cambio climático ofrece nuevas y grandes oportunidades al sector de la construcción de la mano de las energías renovables y del almacenamiento energético”. Así lo destacaba Alexandre Díez Baumann, director general de Ampere Energy, durante la celebración de la Jornada “Cambio Climático y economía circular: desafíos para el sector de la construcción”, organizada por la Confederación Nacional de la Construcción y la Fundación Ciudad y celebrada en la sede de CEIM-Confederación Empresarial de Madrid - CEOE.

“Los combustibles fósiles se mantienen como la principal fuente de energía de la UE y todavía abastecen el 73% del consumo total. El campo de la edificación tiene que dirigirse hacia un modelo más sostenible y eficiente, apoyado en las renovables, para cambiar esta tendencia y reducir los efectos derivados del calentamiento global", señala Díez Baumann.

El uso de los combustibles fósiles supone un importante problema de sostenibilidad, tanto por motivos ambientales como económicos, pues se trata de recursos limitados y que pueden agotarse. En este escenario, “aunque es innegable que las renovables se configuran como la mejor alternativa, deben estar necesariamente respaldadas por sistemas de almacenamiento energético que eliminen los problemas de gestión, intermitencia y aleatoriedad que presenta su producción”, asegura este experto.

Tal y como se ha puesto de manifiesto en la jornada, en la actualidad no sólo podemos almacenar gran cantidad de energía en un mínimo espacio gracias a las baterías de ión-litio, sino también utilizar la inteligencia artificial para optimizar las fuentes renovables y gestionar el consumo de forma eficiente. “En diez años todas las viviendas contarán con una batería o gestor energético inteligente, con lo que se puede alcanzar hasta un 90% de independencia energética, reducir el impacto ambiental y la factura eléctrica hasta un 70%", puntualiza Díez Baumann.

Precisamente, “gracias al almacenamiento energético y al autoconsumo, muy pronto la mayor parte de la producción de energía mundial será descentralizada y cada usuario producirá su propia energía”, pronostica el director general de Ampere Energy. Un hecho que tendrá especial relevancia en el sector de la edificación, ya que los edificios son los responsables de más del 40% del consumo de energía. A ello, se añade la necesidad de adaptar el mercado de la construcción a las actuales demandas de los consumidores, en sintonía con el medio ambiente y el autoconsumo. No en vano, el 20% de los futuros compradores buscan viviendas comprometidas con el medio ambiente.

El futuro: gestión inteligente de la energía
Para Ampere Energy, compañía valenciana especializada en el desarrollo de baterías inteligentes para el almacenamiento y gestión de energía en entornos domésticos, el desarrollo de la construcción debe contemplar en sus diseños el control inteligente de la energía, ha concluido Diez Baumann.

Publicado en Energías Renovables

La Fundación Renovables considera que, pese a las evidentes mejoras de los textos propuestos por la Comisión en el llamado paquete de invierno (directiva de renovables, de eficiencia energética y de Gobernanza de clima y energía), lo aprobado por el Parlamento Europeo el pasado miércoles resulta claramente insuficiente para la descarbonización de la energía que requiere la lucha contra el cambio climático y que la Unión Europea venía haciendo suya en documentos como la Hoja de Ruta 2050. Consideramos que el texto final que resulte de la negociación que ahora se abre entre Parlamento, Consejo y Comisión supondrá en cualquier caso un freno y no el decidido impulso que exige esta tarea plasmada en el Acuerdo de París.

Si el objetivo inicial propuesto por la Comisión Europea en 2014 (hecho suyo por el Consejo) de un 27% de renovables para 2030 podía calificarse de ridículo y disparatado, el 35% aprobado ahora por una amplia mayoría del Parlamento (gracias al loable esfuerzo del ponente José Blanco) debe considerarse como un escenario tendencial si tenemos en cuenta el impresionante descenso del coste de las tecnologías renovables y que seguro se alcanzará solo por la dinámica del mercado. La falta de ambición se percibe clamorosamente en la ausencia de objetivos vinculantes para cada uno de los estados, carencia que pone evidentemente en riesgo la consecución del objetivo conjunto. Algo similar cabe señalar del objetivo de mejora de la eficiencia energética que se queda en un 35% aunque se había barajado la posibilidad de llegar a un 40%.

Lo que la Fundación Renovables reclama de los dirigentes europeos es poner los mecanismos necesarios para acelerar la transformación de nuestro modelo energético dando prioridad a la eficiencia y las renovables para reducir de forma drástica las emisiones de gases de efecto invernadero. Esta labor requiere hacer desde ahora, cuando ya estamos percibiendo día a día los efectos del calentamiento global, el mayor esfuerzo posible en esa dinámica de cambio y no confiar en que los objetivos fijados para 2050 puedan conseguirse con un acelerón final en la década previa. Esta es la razón por la que en nuestras propuestas de política energética, “La energía como vector de cambio para una nueva economía, una nueva sociedad”, la Fundación reclamaba un objetivo del 50% que considera lo más realista para poder contribuir desde Europa a lograr que la temperatura media del planeta no aumente más allá del 1,5 grados a mitad de siglo.

Como aspecto positivo cabe destacar que el Parlamento Europeo ha puesto un límite a la utilización de los biocombustibles de primera generación como el aceite de palma con el que se pretendía forzar el cumplimiento de los objetivos renovables con un recurso que claramente no es sostenible.

También en esta línea debemos de hacer mención a la aprobación explícita, pese a la postura defendida por el gobierno español, de mecanismos que dificulten disposiciones retroactivas contra las inversiones realizadas por los ciudadanos en el ámbito renovable, como requisito imprescindible para dar certidumbre a las medidas de apoyo que los gobiernos vayan tomando, evitando situaciones retroactivas tan insólitas como dañinas, tales como las vividas en España en los últimos años.

Por último, la Fundación Renovables lamenta que los eurodiputados del PP votaran en contra de lo que votó el grupo popular europeo. Su soledad y aislamiento en estas votaciones son reflejo de las disparatadas tesis que el Ministro de Energía, Álvaro Nadal, está imponiendo en el Gobierno pese al discurso del Ministerio de Medio Ambiente que reconoce la necesidad de actuar contra el Cambio Climático. Es inconcebible como España, a pesar de ser entre los grandes el país de la UE con mayor dependencia energética, sigue apostando por mantener el estatus del gas, el carbón y petróleo en una apuesta que va contra el sentido común.

En cuanto el autoconsumo, que recibe un claro espaldarazo con la directiva de renovables cabe felicitarse de que los europarlamentarios hayan aprobado mayoritariamente los cambios introducidos por la comisión parlamentaria para asegurar que los consumidores que producen electricidad pueden consumirla, así como instalar sistemas de almacenamiento, "sin tener que pagar impuestos o tasas por ello". El despropósito que supone el “impuesto al sol” en nuestro ordenamiento queda explícitamente desautorizado por los parlamentarios y parece difícil que el Consejo haga suya la defensa numantina que de esta aberración hace el ministro de Energía, Álvaro Nadal, quien hace pocas semanas ha presentado como respaldo del Consejo de Ministros de la Energía lo que fue solo un silencio a su defensa.

Publicado en Energías Renovables

El Parlamento Europeo ha aprobado hoy un objetivo para 2030 de al menos una aportación del 35% de energía renovable para los países de la Unión Europea, sin que sea vinculante para los Estados Miembro. El sector eólico español celebra la decisión del Parlamento Europeo respecto al objetivo de penetración de renovables. No obstante, no habiendo objetivos vinculantes para los Estados, el reto es conseguir las políticas y los instrumentos adecuados para alcanzar el objetivo común de la UE.

El resultado de la votación, que ha salido adelante con un amplio respaldo en el Parlamento Europeo de más del 70% de apoyo, supone una apuesta relevante para el futuro del sector eólico en la Unión Europea y, en particular, también para la industria eólica en España. El objetivo no es vinculante para los Estados Miembro, pero España es uno de los países con más recursos y potencial renovable tanto en volumen como en tecnologías. Por ello, AEE considera que el objetivo es abordable e incluso superable.

Con esta nueva cuota del 35%, la Unión Europea demuestra su apoyo a la industria eólica europea y a los beneficios económicos que genera este sector en el continente. La industria eólica europea emplea a 263.000 trabajadores y contribuye con 36.000 millones de euros al PIB de la UE. El año pasado supuso 8.000 millones de euros en exportaciones, de los cuales 2.500 millones corresponden a España.

La aprobación de hoy es un paso más para facilitar el incremento de las renovables en la UE y en España. Según el análisis de AEE, 'Elementos necesarios para la transición energética. Propuestas para el sector eléctrico', la aportación de la eólica en España será de un 30% en el mix eléctrico en el año 2030, con una potencia eólica instalada de 40.000 MW. Para España, esta contribución eólica supone beneficios económicos y sociales equivalentes a una aportación al PIB de más de 4.000 millones de euros, reducción de importaciones de combustibles fósiles en 18 millones de toneladas equivalentes de petróleo y evitaría la emisión de 47 millones de toneladas de CO2.

Publicado en Energía Eólica

Por:
Ulises Vegas. Managing Director de Grafton Corporate Development
Álvaro Quintanilla. Director de M&A para el Norte de España en Grafton Corporate Development

Es bien sabido que las ingenierías españolas poseen una excelente reputación en los mercados exteriores donde se reconoce su contrastada pericia técnica y capacidad para el desarrollo integral de proyectos complejos. Este buen nombre ha llevado a que no solo las grandes empresas acometan procesos de internacionalización, sino también a que compañías middle market decidan rediseñar su estrategia de desarrollo y comenzar a operar fuera de España.

El proceso de internacionalización de una empresa es complicado, puesto que a las dificultades culturales y lingüísticas, se han de sumar, en muchos casos, la carencia de experiencia previa o de recursos internos para poder acometer el proceso. Para todo directivo es frustrante saber que se posee la capacidad técnica, pero que por cuestiones administrativas y, sobre todo, de acceso y conocimiento del mercado, está perdiendo unas oportunidades de oro.

¿Solo o acompañado?
Para garantizar el éxito en el acceso a los mercados internacionales, resulta fundamental realizar una adecuada prospección del mercado y centrarse en determinadas regiones que se consideren estratégicas por diversos motivos. Por un lado, es clave identificar la situación energética del país y su programa energético en el corto, medio y largo plazo. Por otro, es fundamental, identificar los posibles socios que puedan apoyar el desarrollo en el dicho mercado. Los socios ideales, por lo general, aportarán capacidad comercial y de acceso a los proyectos en sus fases iniciales, mientras que las ingenierías españolas aportarán su capacidad técnica.
La búsqueda de un socio local en mercados internacionales requiere conocimiento y experiencia para poder recabar la información pertinente y analizarla de la manera adecuada. Una empresa que quisiera establecer una alianza para la construcción, por ejemplo, de una planta de energía solar habría de valorar, en los posibles candidatos, unos puntos clave:

  • ¿Qué empresa es?: antecedentes, líneas de negocio, perfiles de sus directivos, acceso a los principales clientes, experiencia previa en alianzas con otras empresas…
  • ¿Cuál es su capacidad financiera?
    ¿Qué referencias exitosas aporta en proyectos similares, para el caso que nos ocupa, en energía solar fotovoltaica?

En los primeros pasos en mercados internacionales, es clave realizar una aproximación a potenciales clientes que se encuentren en fase de reflexión sobre nuevos proyectos. De esta forma, se tendrá un conocimiento más exhaustivo de los proyectos que se licitarán, públicos o privados, en los próximos meses. Resultaría conveniente, también, que se llevara a cabo una batería de cuestiones relacionadas con los proyectos específicos que se tienen como objetivo.

¿Cómo nos van a contratar?
El siguiente paso a dar, si ya se cuenta con un proyecto definido al que presentarse, es la valoración de la modalidad contractual. Existen ya unas modalidades de contratos determinados, que para el caso de construcción y explotación de infraestructuras de energías renovables se repiten habitualmente en el ámbito multinacional, que describiremos a continuación.

EPC (Engineering, Procurement and Construction) es la modalidad más conocida, y sería equivalente al contrato “llave en mano”. En este modelo el contratista se obliga frente al cliente, a cambio de un precio habitualmente fijo, a diseñar, construir y poner en funcionamiento una instalación determinada. Por su parte, EPCM (Engineering, Procurement, Construction Management) significa que el contratista solamente se hace responsable de la ingeniería y de la gestión de adquisiciones, de tal manera que el proyecto es responsabilidad del cliente.

Existen otras modalidades, como Build, Operate, Own, Transfer o BOOT, que supone un nivel mayor de compromiso entre el contratista y su cliente respecto a las opciones vistas más arriba. El contratista, además de construir y poner en funcionamiento la infraestructura, se encarga de su financiación y explotación durante un periodo de tiempo. El cliente realizará un pago anual o asegurará una demanda estable y suficiente al contratista durante el periodo del contrato que le permita devolver la financiación y obtener una rentabilidad acorde al riesgo asumido. En la relación entre una ingeniería de energías renovables y una Administración Pública, la primera se compromete a construir y operar, ser propietario y después transferir los activos a la segunda. Mientras que la segunda, se compromete a realizar un pago anual o asegurar una demanda de energía acorde a la capacidad de la planta. Dada la magnitud de las inversiones, esta clase de contratos se suelen suscribir por períodos largos de tiempo, entre 20 o 25 años.

Para el sector energético, en concreto, existen contratos como es el caso de PPA (Power Purchase Agreement) por el que el vendedor se compromete a inyectar, en la red, la energía que genere, y el comprador a consumirla bajo unos términos contractuales que pueden o no restringir el despacho de dicha energía en un mercado liberalizado. Este tipo de contrato suele ser a largo plazo (por ejemplo, la vida útil de la planta).

Estas modalidades son compatibles entre sí, de tal manera que nos podemos encontrar ante una oportunidad de negocio en la que se solicite la construcción de una planta de energía solar mediante, su explotación durante 20 años durante los cuales se pagará la inversión realizada a través de la cotización de la energía suministrada por la infraestructura a la red eléctrica, estructurando el proyecto bajo la modalidad BOOT, y un contrato PPA.

Apoyo externo
Por último, como ya hemos apuntado más arriba el desarrollo de todo el proceso de internacionalización requiere know how y expertise, pero si la organización carece de estos elementos internamente, puede contratar a asesores externos, con experiencia contrastada en este ámbito, que les acompañen y guíen a lo largo de todo el camino. Para este caso, es imprescindible que los servicios se presten bajo los ejes de Governance & Values, de forma que se ponga el máximo foco en el cumplimiento de las reglas de confidencialidad de las operaciones. La independencia y la ética en el desempeño de este tipo de trabajos, así como la focalización en los resultados son imprescindibles. Además, por supuesto, y como elemento central del asesoramiento, del compromiso en la consecución de los objetivos del cliente.

Publicado en Artículos de interés

Por un lado, empresas de todos los sectores, de un tamaño mediano y grande, que están trabajando en a nivel internacional ya sea con implantación de oficina o simplemente operando a nivel comercial, están sometidas a la regulación de cada país, no solo por motivos de evitar el fraude y la corrupción sino también por asegurar la trasparencia en su gestión. Toda esta labor de cumplimiento, también conocida como “compliance” está llegando de forma inminente a las empresas de energías renovables. En particular vemos como las empresas americanas ya tienen que reportar su nivel de cumplimento con los planes energéticos de su país y la normativa aplicable.

En definitiva, no solo se trata de poder mostrar el buen hacer de cada empresa a nivel legal, económico y ético, sino también, su buen hacer a nivel energético y medioambiental.

En los próximos años veremos como se crearán nuevos perfiles de trabajo que englobarán conocimientos tanto técnicos como legales. Lo vimos ya hace años con la figura del Administrador de contrato (Contract Manager) siendo ya un perfil clave en cualquier proyecto EPC por su implicación en la identificación de riesgos de un proyecto así como, su labor de mediación para velar por el cumplimiento presupuestario, evitando desviaciones del proyecto y reducir los conflictos con el cliente. Ahora llega la figura del Compliance Officer o responsable del cumplimiento legal y ético, según la regulación de cada país, para identificar y evaluar riesgos derivados de la propia gestión de la empresa o por la relación que tienen con sus empresas proveedoras o colaboradoras. Es tal la importancia, que este año se ha publicada la norma ISO 19601 (Sistemas de gestión de compliance penal).

El trabajo, como la energía, no se crea ni se destruye, solo se transforma y esta trasformación implica de nuevo adaptación y formación en los perfiles que serán demandados en un futuro cercano, incluido las certificaciones de conocimientos con carácter internacional.

 

David Hernández
Director

 

Publicado en Editoriales
Página 1 de 7
NOTICIAS RELACIONADAS

Datos Revista Energía de Hoy

Datos Revista Energía de Hoy

Tel.- (+34) 91 737 51 65
Fax.- (+34) 91 431 55 69

Técnico (+34) 902 18 11 22 (9-13 h)

C/ Velázquez 15 1º Dcha.
28001 Madrid
info@energiadehoy.com

 

Suscripción newsletter

Debe confirmar suscripción

Popup descarga